• christinestaricka

Episodio 2 - Ser la voz de amamantar

Episode 2 - (the audio version of this podcast is only available in English)


Bienvenido al Podcast del Laboratorio de Formación en Lactancia. Este podcast trata sobre cómo convertirse en una mejor asesora de lactancia. Este trabajo es difícil. La lactancia es simple, pero nuestros sentimientos, sistemas de creencias y barreras estructurales en nuestras sociedades lo hacen complicado. Juntos exploraremos la mentalidad, el conocimiento y los recursos de conexión para expandir tu mente y hacerte pensar y ponerte a trabajar y comprometerte a ser una mejor asesora de lactancia cada día.


Bienvenidos de nuevo al Podcast del Laboratorio de Formación en Lactancia donde estamos explorando formas de ser un mejor proveedor de cuidados de lactancia cada día. Hoy vamos a hablar de la defensa de la lactancia porque es la época del año en la que nos preparamos para celebrar las campañas de concienciación que se celebran en agosto: La Semana Mundial de la Lactancia Materna, el Mes Nacional de la Lactancia Materna en Estados Unidos, la Semana de la Lactancia Materna Negra y la Semana de la Lactancia Materna Indígena.


Tenemos la oportunidad de tener un gran impacto en las grandes masas de personas cuando hablamos de la lactancia materna como una estrategia de salud pública, cuando hablamos de la importancia de la lactancia materna -no de los beneficios, sino de la importancia-, cuando hablamos de cómo se necesitan apoyos para asegurar que la gente pueda realmente cumplir con sus propios objetivos de alimentación infantil, cuando tenemos la oportunidad de hablar de contrarrestar las influencias comerciales sobre la alimentación infantil que la hacen realmente difícil. Y todo esto nos remite a nuestro tema principal, a nuestra misión principal aquí, hablando de que la lactancia es sencilla, pero nuestros sentimientos y nuestros sistemas de creencias y las barreras estructurales que la rodean son lo que la hacen complicada y la convierten en el tema del que estamos hablando todo este tiempo y la razón, probablemente, por la que estás aquí hoy escuchando este podcast.


Así que gracias por acompañarme, aprecio tu presencia, aprecio esto, y me encantaría que me respondieras. Me encantaría que me dieras tu opinión cuando todo esto termine, y espero que vuelvas después de esto.


Hablemos por un momento de la defensa de los derechos en términos de lo que significa en el campo de la lactancia. Sabemos que hay muchas voces que dicen "está bien no amamantar, está bien si no lo haces" y podemos debatir todo el día sobre la diferencia entre las opciones personales sobre la alimentación infantil y las estrategias de salud pública. Pero lo que realmente tiene que salir de esta conversación es que si eres parte del equipo de salud, si dices que tu misión y tu objetivo en lo que haces como trabajador de la salud es afectar a los resultados de salud positivos para las poblaciones, entonces tienes que abogar por la lactancia materna. Tienes que ser la voz que siempre está ahí para recordar a la gente lo importante que es esta piedra angular de una estrategia de salud para toda la vida.


Ya no hay tiempo ni espacio para que los trabajadores sanitarios adopten una postura diferente al respecto. Es una función fisiológica. No hay ninguna razón para que la ciencia siga gastando toneladas de dinero en intentar demostrar que la lactancia es buena, que la lactancia tiene beneficios, que la lactancia es mejor. Sencillamente, ese no es el lugar por el que hay que empezar. Tenemos que recordar que la lactancia y el amamantamiento son funciones fisiológicas normales.


Lo que deberíamos estudiar es cómo hacer que ese proceso sea factible, cómo hacerlo más fácil, cómo hacerlo vivible en la sociedad y las culturas que han surgido en torno a los seres humanos, y realmente sobre cómo ayudar a las personas que tienen que utilizar diferentes opciones de alimentación infantil, o que eligen diferentes opciones de alimentación infantil. Cómo ayudarles a proteger también los resultados sanitarios. Dediquemos nuestros recursos a asegurarnos de que todo el mundo obtiene los mejores resultados sanitarios que podamos.


No tenemos tiempo para que la gente ponga excusas o se atasque en cuestiones de mentalidad y hoy vamos a explorar algunas de esas cuestiones de mentalidad. Estas son cosas que surgen cuando tenemos nuevos estudiantes que vienen a través de nuestro entrenamiento de lactancia.


Son cosas que a veces me he encontrado a lo largo de los años con otros trabajadores sanitarios que no están necesariamente formados en lactancia pero que entienden o escuchan de sus dirigentes que se supone que deben defender la lactancia materna. A veces, incluso cosas como... he hablado con médicos que me han dicho que no pueden... no quieren hacer que la gente se sienta culpable, y luego todos los argumentos que acompañan a la parte de la elección individual, que tiende a ser un tema muy importante en los países desarrollados.


Es algo muy importante en Estados Unidos porque tenemos esta cosa sobre la elección personal y la libertad individual y la libertad que surge todo el tiempo en las cosas de la salud y así realmente rápido quiero hacer esta distinción: estamos hablando de la defensa a gran escala, la defensa a un grupo, no el asesoramiento individual de una persona, no decir a una persona "esto es lo que debe hacer", porque eso es lo que hacemos como médicos, eso es lo que hacemos cuando estamos uno a uno y hablamos con alguien acerca de sus preferencias, sus necesidades, su historia clínica.


El asesoramiento individual y la discusión sobre sus opciones es muy, muy diferente a los mensajes de salud pública sobre la lactancia y la lactancia materna. Este es un punto muy importante, ya que nos dirigimos a la Semana Mundial de la Lactancia Materna y nos encontraremos con todos esos mensajes negativos y todas las malas historias que nos dicen que es malo que tengamos la Semana Mundial de la Lactancia Materna porque de alguna manera eso hace que todo el mundo se sienta mal consigo mismo.


Esta es una conversación realmente diferente. Se trata de la defensa a gran escala, de la defensa de la lactancia y del amamantamiento como estrategia de salud pública y parte de esa misión y visión de ver mejores resultados de salud para todos.


Echemos un vistazo a la definición de defensa que se ve con más frecuencia: influir en los poderosos en nombre de los impotentes. Pero en el ámbito de la lactancia, en realidad es más preciso pensar que se trata de influir en los poderosos en nombre de los vulnerables. Y la razón y la distinción entre impotentes y vulnerables: los futuros padres y los nuevos padres: no es que sean impotentes. Es que se encuentran en un estado biológico hormonal en el que su atención debe ser diferente y debe centrarse en su bebé, una extensión de sí mismos. Así que pensar en ellas como impotentes no es del todo exacto, mientras que pensar en ellas como más vulnerables porque no son tan capaces de gestionar y procesar las voces externas, eso es lo que las hace un poco más vulnerables.


Por eso se utiliza ese lenguaje en el Código Internacional. Por eso pensamos en ellos de esta manera: para que sepamos que lo que defendemos es... somos esa voz que se interpone entre ellos y, por ejemplo, las grandes voces de la influencia comercial, así como las voces de otros que consideran que tienen buenas intenciones, pero que quizá no están tan bien informados.


Recuerda siempre que si no abogamos por la lactancia materna y por el amamantamiento, estamos trabajando activamente en su contra. Tenemos que defenderla de forma proactiva en todo lo que hacemos. Una vez más, no se trata de un asunto individual. No se trata de decirle a tu clienta lo que debería haber hecho o lo que puede hacer para volver a la lactancia si no es su objetivo. Se trata de las estrategias que utilizamos en el trabajo que realizamos, en los mensajes de salud pública que hacemos, en la forma en que hablamos con los medios de comunicación, especialmente durante estas campañas de concienciación, en la forma en que hablamos con grandes grupos de personas cuando tenemos la oportunidad de educar a otros.


Lo que hacemos es abogar por ello, de modo que trabajamos activamente a favor en lugar de trabajar activamente en contra. Lo vemos todo el tiempo. Vemos a otros que no adoptan una postura al respecto y eso nos resulta muy difícil de ver. Es una de esas cosas desmoralizadoras que nos causa agotamiento cuando vemos a otros que tienen la oportunidad o la plataforma, pueden tener lo que pensamos que es el poder para ser capaz de abogar por la lactancia y la lactancia materna y deciden no hacerlo por razones que no son - bueno, por razones que no encajan con lo que estamos haciendo aquí, y cuando tienen esos problemas o cuando tienen esos problemas o están teniendo esos bloqueos de mentalidad que vamos a hablar. Ahí es donde están perdiendo la oportunidad. Tienen poder, pero están perdiendo la oportunidad de poder influir y ser capaces de abogar por mejores resultados de salud.


Aquí hay uno de esos bloqueos de mentalidad. A veces la gente siente que si ellos mismos no amamantaron, no procedieron a la lactancia, no tuvieron hijos por la razón que sea, que no está bien que salgan a defender a sus pacientes para que amamanten, que les hablen de la lactancia, que les pidan que consideren la lactancia y el amamantamiento como parte de sus opciones de alimentación infantil. Es este pensamiento: "si estoy ahí fuera diciendo que la gente debería hacer esto pero yo no lo he hecho, entonces estoy siendo una hipócrita".


Pero lo que ocurre en la vida es que todos somos personas diferentes que tomamos decisiones diferentes y nos encontramos en situaciones diferentes. Tenemos experiencias diferentes todo el tiempo en muchas cosas diferentes. Conectamos con los demás y mejoramos la vida de los demás apoyándoles en las decisiones que toman. No siempre... no siempre estamos tratando de influir en otras personas. Trabajamos con ellos para asegurarnos de que sus elecciones están respaldadas y de que lo que quieren hacer es algo que realmente pueden hacer. Así que si eso significa trabajar contra las barreras sistémicas, o ayudar a desmantelar los sistemas de creencias que no son útiles, o dejar nuestros propios sentimientos fuera de la situación, todas esas cosas pueden apoyar a alguien que está trabajando para hacer algo que tal vez no hiciste o no pudiste hacer, no tuviste la oportunidad de hacer, o todo funcionó en contra de ti en tu situación por lo que no llegaste a amamantar o no llegaste a producir leche para tu bebé durante todo el tiempo que querías.


Ese es uno de esos bloqueos mentales que realmente detiene a la gente. Detiene a muchas enfermeras. Impide a muchos médicos incluso sacar el tema y superar eso.


Un ejemplo, para no ser hipócrita, es una cosa que mucha gente elige hacer ahora, es algo muy común, una especie de moda en los Estados Unidos, es tomar desafíos atléticos que pueden ser extremos o pueden ser realmente diferentes y fuera de lo que la mayoría de la gente haría para su rutina normal de fitness. Y mi marido es una de esas personas.


Al hombre le encanta desafiarse a sí mismo, y lo hace. Se le ocurren retos que, para mí, son extremos. Parecen cosas que yo mismo no haría, pero eso no significa que no le apoye al hacerlo. Hago todo lo posible para no socavarlo. Hago todo lo posible por encontrar la manera de que le resulte más fácil hacerlo, porque he visto los resultados en materia de salud. He visto los resultados positivos de las decisiones que toma. Y aunque no es algo que yo elegiría hacer y no es algo que haya hecho nunca, aún puedo abogar por él para que lo haga. Y del mismo modo, sea cual sea tu experiencia personal, puedes seguir siendo una poderosa, fuerte y bien informada defensora de la lactancia materna y el amamantamiento.


El siguiente bloque de mentalidad que veremos aquí es realmente sobre la autoeficacia en la lactancia materna. Así que cuando trabajamos con poblaciones de personas que tienen una baja autoeficacia en la lactancia, y esto es realmente una baja confianza en sí mismos que tienen la capacidad de lograr lo que quieren lograr en términos de la lactancia materna, es realmente un gran - la mejor - herramienta que tenemos. La herramienta más poderosa que tenemos es conectar a esas personas con los recursos, la ayuda, la asistencia, lo que sea que vayan a necesitar para sortear los obstáculos.


Una de las razones por las que las personas suelen tener una baja autoeficacia para amamantar es porque no han visto a muchas otras personas tener éxito o realizar la actividad que tienen delante o sortear los obstáculos que se les presentan. No creen que otras personas hayan luchado con lo mismo que ellas y, por tanto, se convierte en algo que parece que no pueden hacer y lo que queremos que la gente entienda, lo que realmente queremos darles como herramienta es esa conexión. Al ponerlos en contacto con alguien que puede ayudarles a superar los obstáculos que puedan surgir, les damos un poco más de confianza. Es otra forma de salir adelante y si no les damos esas herramientas, no se preocupen, hay muchas influencias comerciales que van a intervenir y darles otras herramientas que pueden usar y que les van a llevar por otros caminos.


Como defensores de la lactancia, como defensores de la lactancia materna, es realmente nuestro papel asegurarnos de que los futuros padres y los nuevos padres estén conectados con los recursos que necesitarán para superar los obstáculos, de modo que recurran a esos recursos en lugar de recurrir, por ejemplo, a un sitio web que les venda un producto que supuestamente va a facilitar la lactancia materna, o algo más que puedan alimentar a su bebé aparte de su leche, etc., ya me entiendes. Así que teniendo en cuenta que la herramienta más poderosa es conectar a las personas con otros y otros recursos que realmente pueden ayudarles a superar esos obstáculos, eso va a superar parte de su bajo nivel de confianza en su capacidad para lograr realmente sus objetivos de lactancia o amamantamiento.


Y, por último, esto es algo que surge a menudo para las personas que ya están en el campo, e incluso para las personas que están empezando y que se sorprenden de lo que encuentran cuando empiezan a hacer su trabajo. Se dan cuenta de que a veces este trabajo es bastante desmoralizador. Lo vemos como una frustración, y lo vemos como una sensación de que nada de lo que decimos está llegando o nada de lo que hacemos en nuestro trabajo está realmente marcando la diferencia. Empezamos a tener esta espiral negativa de "bueno, no puedo marcar la diferencia, sólo soy una persona, mi voz es pequeña".


Estamos hablando de defensa. Así que pensemos en esto desde un punto de vista realmente fuerte y veamos esto desde una posición de más poder. Lo que es realmente desmoralizante para los que hacemos este trabajo es ver cómo los padres son silenciados, cómo son acobardados por otros, cómo se les dice que sus creencias o sus deseos o sus compromisos no son tan importantes como tal vez pensaban que eran, y esto sucede cuando se les dan falsas noticias sobre cómo funciona la lactancia, cuando experimentan la pereza por parte de otros que no quieren tomarse el tiempo para ayudarles o tomarse el tiempo para encontrar la información que sería realmente útil para ellos, y un fracaso para actuar con justicia. Un fracaso por parte de las personas que no tratan a todos por igual y que no tratan a las personas con respeto o dignidad por sus elecciones y sus posiciones y sus necesidades realmente.


Así que cuando pensamos, por ejemplo, en las tasas de lactancia, nos aseguramos de que utilizamos las tasas de lactancia para su propósito real: que las tasas de lactancia no nos dan esta sensación de quién está dispuesto a amamantar, o quién tiene más intención de amamantar, sino que miramos las tasas de lactancia y decimos: "Dios mío, ¿por qué hay tal disparidad entre estos dos grupos de personas, si están amamantando a los tres meses o a los seis meses o al año?".


La diferencia es que, lo que las tasas de lactancia materna deberían decirnos, es dónde deberían centrarse nuestras intenciones y quiénes están recibiendo realmente más recursos y más apoyo para alcanzar sus objetivos de alimentación infantil. Cuando observamos esas tasas y pensamos en ello desde esa posición de poder, de defensa realmente, entonces podemos empezar a pensar en lo que podemos hacer de forma diferente.


Si te sientes desmoralizado, si te sientes agotado, esa es una manera de cambiar tu energía y cambiar tu enfoque: entender dónde se están enfocando las energías y los recursos y cambiarlos a donde realmente deberían estar. Y utilizando la información y los datos que tenemos sobre las tasas de lactancia, sabemos que deberíamos cambiar los recursos y el apoyo hacia las personas que actualmente no los están recibiendo y asegurarnos de que otros no están utilizando las tasas de lactancia como una forma de ser perezosos o de utilizar falsedades o de no actuar con justicia sobre lo que están haciendo cuando no están proporcionando el apoyo o la información o la asistencia que necesitan sus clientes o sus pacientes.


No hablar y defender la lactancia y el amamantamiento, afrontémoslo: nos pasa a todos, nos pasa a veces cuando tenemos que, ya sabes, cubrirnos y protegernos en ciertas situaciones, pero es nuestra responsabilidad, es nuestro papel, y es un privilegio poder hablar en nombre de la lactancia y el amamantamiento porque tenemos el conocimiento para hacerlo. Así que sea cual sea tu nivel de educación, tu nivel de formación, tu nivel de experiencia, tu compromiso con, tu misión de mejorar la salud y mejorar los resultados de salud como estrategia de salud pública, eso viene del conocimiento de que realizar las funciones biológicas como el cuerpo está destinado a hacer es una pieza enorme para asegurarse de que los resultados de salud van a ser tan positivos como sea posible y optimizar esas cosas.


Ese es el poder que tenemos y el conocimiento que tenemos. Ya sea que lleguemos a ella desde donde sentimos que estamos en el comienzo de nuestra educación o capacitación o que estemos bien en el camino, o que sintamos que tenemos mucha experiencia, es ese conocimiento de que la lactancia y el amamantamiento son importantes, no son beneficiosos, no son buenos, no son mejores, son importantes. Y manteniendo esa poderosa postura al respecto es como abogamos.


Siempre trabajamos para ser un recurso. Somos un recurso para los clientes con los que trabajamos. Somos un recurso para los colegas que tenemos en los centros de salud u otros lugares donde trabajamos y hacemos nuestra defensa de la lactancia. Y formamos parte del equipo sanitario que nos necesita. Se requiere que seamos defensoras de la lactancia. Es la razón por la que estamos ahí. No estamos ahí para estar calladas. No estamos ahí para encajar. Estamos ahí para abogar por la lactancia y por el amamantamiento y por las personas que necesitan lograr esos comportamientos, que quieren lograr esos comportamientos. Estamos ahí por ellos, y si los tenemos siempre presentes, a veces nos resulta más fácil poder hablar y defender las cosas para las que realmente estamos ahí.


Y os dejo con este pensamiento: este trabajo es duro. Y lo sabemos. Por eso la gente se quema. Por eso la gente se desmoraliza. Este trabajo es duro en la lactancia. Pero aquí está la cosa: ¿y qué? Hay muchas cosas que hacemos que son difíciles. Podemos hacerlo. Definitivamente sabemos que es importante. Definitivamente importa. Marca la diferencia cuando abogamos por la lactancia y por el amamantamiento y por los padres y sus deseos. Reconocer que es difícil no nos dice que no debamos hacerlo. No nos da una razón para no hacerlo más, sólo nos recuerda que debemos cuidarnos mientras lo hacemos. Nos recuerda que tenemos que cuidarnos a nosotros mismos y mantenernos fuertes y conectados entre nosotros mientras estamos ocupados defendiendo a los demás. Gracias por estar aquí. Volveré con ustedes pronto. Gracias por acompañarnos en el Podcast del Laboratorio de Entrenamiento en Lactancia.

 

Escuchar a episodio 2 aquí!

https://www.christinestaricka.com/blog/Episode2

 

Translation by : Allison Staricka, Penn State University, College of the Liberal Arts



2 views0 comments

Recent Posts

See All